La Integración en el Mundo Sensorial

Motivos que sugieren la necesidad de implementar un nuevo paradigma educativo

Integración SensorialComo han demostrado los neuroinvestigadores, la maduración del Sistema Nervioso Central es el resultado de la interacción entre el cerebro, la herencia genética y el medio ambiente en el que se promoverá el desarrollo del niño. Gracias a la relación entre el cerebro y el entorno, se estructuran los circuitos cerebrales, produciendo una particular e individual organización neuronal a través de la cual el niño irá procesando la información que recibe su cerebro y podrá crear las respuestas adecuadas a la intervención de sus sensaciones.

Cuando este proceso no ocurre o fluye de manera ineficiente, se produce una carencia sensorial del cerebro, afectando particularmente los cinco sentidos y los sistemas vestibular y propioceptivo. Ayres (2010) llamó a este problema sensorial “disfunción integrativa sensorial”.

A estas circunstancias, se añade el hecho de que la generación del siglo XXI, está naciendo en un tiempo signado por la aparición y desarrollo de nuevas tecnologías y avances neurocientíficos que revelan cómo funciona el cerebro, cómo se percibe el mundo a través de los sentidos y cómo éste es analizado con ayuda de los estudios neuropsicoeducativos. Es en este tiempo y espacio, cuando y donde concurren: la neurociencia, la psicología, la educación y el aprendizaje.

La Teoría de Ayres señala que la estimulación que propicia el desarrollo de las habilidades neuropsicológicas asociadas con el logro del equilibrio de la integración sensorial, mejora las destrezas en el uso de las estrategias que organizan la sensación interna y externa, logrando en los estudiantes el éxito en los procesos de aprendizaje.

La Plasticidad Cerebral

Como bien señala Ortiz (2009), durante el desarrollo de la niñez y la adolescencia, el cerebro experimenta cambios importantes relacionados con las conexiones de neuronas ubicadas a cortas y largas distancias. Durante esta etapa se producen dos sucesos neurobiológicos importantes asociados con el desarrollo cognitivo, ellos son, la plasticidad neuronal y el desarrollo cíclico.

La plasticidad se produce a través de la Sinaptogénesis o sinapsis, del Prunning o eliminación de conexiones, de la Dendrogénesis o conexiones cercanas a las de otras neuronas, la Mielogénesis o conexiones entre neuronas lejanas entre sí y la Neurogénesis o generación de nuevas neuronas. Por lo tanto, se puede inferir que la plasticidad se produce en el cerebro porque siempre está percibiendo, analizando, procesando e integrando información.

Se puede definir un “contexto bien provocado” como aquel que combina una gran variedad de estímulos nuevos con un ambiente relajado, emocionalmente seguro, donde el niño tiene tiempo suficiente para captarlo.

Indican los neuropsicoeducadores, que la identidad personal es el resultado de la combinación de factores genéticos, experiencias sensoriales recibidas desde el exterior, de la estructuración afectiva y de la información e instrucción educativa. Los mecanismos cerebrales desde su determinación genética tienen la capacidad de percibir, recibir, analizar, combinarse y circular con los neurotransmisores en un almacenamiento dinámico del aprendizaje, la memoria de registro y la capacidad de recordar la información venida del exterior y forjada en el medio interno.

La apropiada y eficaz interacción de un individuo con su entorno y sus pares obedece al funcionamiento correcto del cerebro. De esta manera, mientras en el recién nacido la interacción con el medio externo depende de conductas creadas por programas genéticos de sus neuronas, en el adulto, más del 50% de esta conexión depende de la capacidad de plasticidad del cerebro, particularmente de procesos de aprendizaje. El cambio de esta subordinación acontece de modo gradual, mientras el cerebro se desarrolla.

De esta manera, se confirma que la neurociencia aplicada a la educación tiene bien definido el proceso de aprendizaje que se produce por las conexiones sinápticas entre las células cerebrales que se van convirtiendo en redes neuronales de acuerdo con cada situación de afinidad cognitiva.

La Integración Sensorial

La Teoría de la integración sensorial se fundamenta en una investigación relacionada con variados problemas de aprendizaje, conducta, desarrollo y coordinación motriz, entre los que se cuentan: el síndrome de déficit de atención e hiperactividad, los problemas de rendimiento académico, las disfunciones relacionadas con el autismo o asperger, entre otros.

ejercicios_IntegracionSensorialDe acuerdo con Ayres (2010), los sentidos aportan la información acerca de las condiciones físicas del cuerpo y del ambiente que rodea al individuo. La información sensorial entra al cerebro a cada momento, no solo por los ojos y oídos, sino por todos los poros del cuerpo que posee un sentido especial que detecta la fuerza de gravedad que actúa sobre él, además de los movimientos en relación con la Tierra. El cerebro se encarga del procesamiento sensorial, lo que implica que siente las cosas y adquiere su significado directamente de las sensaciones.

Se entiende, que por medio de la integración sensorial las distintas partes del sistema nervioso trabajan en conjunto para que la persona pueda interactuar eficientemente con su entorno. Cuando el niño habla, se mueve y juega, está sentando las bases para una integración sensorial más compleja que es necesaria para leer, escribir y poseer un buen comportamiento.

Ahora bien, como proceso neurológico, la integración sensorial se define como la capacidad del Sistema Nervioso Central de recibir, interpretar y organizar de manera adecuada la información recogida a través de los sistemas vestibular y propioceptivo y aquel que conforman los sentidos: vista, olfato, gusto, tacto y oído, que juntos conectan al individuo con el medio externo e interno del cuerpo, constituyéndose en el soporte sobre el cual se confirman las habilidades que el niño desarrollará en todas las áreas del aprendizaje.

ejercicios_IntegracionSensorial9Ayres definió esta teoría como el proceso neurológico que se encarga de organizar las sensaciones que uno recibe de sí mismo y de su entorno haciendo posible utilizar el cuerpo de manera eficaz en su contexto, insistía en que los procesos relacionados con la integración sensorial dependen del funcionamiento de cada sistema sensorio y de la combinación organizada de toda la información que llega del ambiente y de nuestro propio organismo afectando de manera positiva o no, el comportamiento de las personas, la capacidad de concentración, organización, orden, autocontrol, proceso académico, abstracción, análisis, razonamiento, desarrollo del pensamiento y autoestima, entre muchas otras.

En la década de los 70, la citada investigadora estableció la conexión entre los procesos neurobiológicos y los problemas de aprendizaje de los niños, proponiendo la evaluación necesaria para medir las funciones perceptivo-motrices de los individuos. De los análisis pertinentes a estas evaluaciones surgió la clasificación y descripción de una gran variedad de disfunciones relacionadas con la integración sensorial desarrollando su teoría con la finalidad de describir, explicar y predecir las relaciones especificas entre el funcionamiento neurológico, el comportamiento sensorio-motor y el aprendizaje académico.

Investigando sobre el tema, Goldson (2001) señala que para ejecutar su Teoría, Ayres estableció cinco (5) premisas básicas, las cuales surgieron de su trabajo neurocientífico:

  • Gracias a la plasticidad del cerebro, los resultados de la intervención o aplicación de estrategias (por parte de los especialistas), que desarrollan el proceso de integración sensorial, pueden modificar la estructura y funcionamiento del mismo.
  • En el proceso sensorial interactivo (cuando el niño aprehende conocimiento del ambiente interno o externo) tiene lugar una secuencia evolutiva. Por ejemplo cuando un bebé comienza a trasladarse de un lugar a otro, lo hace respetando una secuencia, primero se arrastra, luego gatea, después se coloca de pie y pronto camina, para después correr.
  • El cerebro se organiza jerárquicamente, aunque los sistemas neuronales estén todos integrados. Además, y de acuerdo con Hannaford (2011), los sistemas vestibular (oído interno) y el cerebelar (actividad motora) son los primeros de los sistemas sensoriales en madurar.
  • Cuando se produce una respuesta adaptativa (por ejemplo cuando a un niño se le ofrece un objeto, su accionar tenderá a alcanzarlo), se pone en marcha la función de integración sensorial. Simultáneamente a la respuesta adaptativa, la integración sensorial debe funcionar.
  • Los niños(as) tienen una tendencia espontánea (inner-drive), que les permite desarrollar la integración sensorial. Ésta se manifiesta en su participación en actividades sensitivas y motoras.

ejercicios_IntegracionSensorial7

Para esta investigadora, la terapia de integración sensorial se agrupa en tres procesos primordiales, que envuelven: el sistema vestibular (gravedad y movimiento), el sistema propioceptivo (músculos y articulaciones) y el sistema táctil, además de la visión y el oído. Sus investigaciones se basaron en la caracterización del déficit de sensación que contribuye a la disfunción y a la conducta no apta.

El niño, a través del juego tiende a dominar su entorno para convertirlo en parte de su aprendizaje. En este sentido y para ser partícipes del juego, necesitan poder procesar la información que le llega de su propio cuerpo y del entorno que lo rodea, razón por la cual su Sistema Nervioso Central necesita recibir información sensorial, organizarla y responder a la señal sensorial de manera apropiada, lo que le permitirá adaptarse a su entorno. La motivación para dominar el entorno incluye la autoestima y la capacidad.

 

La integración sensorial y los niños con problemas de conducta y aprendizaje

Las escuelas están saturadas de niños con algún problema de conducta que con el tiempo se refleja en el rendimiento académico. Niños que perciben su entorno de manera diferente a los demás y exteriorizan respuestas conductuales cuyos parámetros se salen de la norma del convivir, no pudiendo adecuarse a los cambios de la rutina diaria.
Incontable cantidad de variables influyen en su rendimiento académico, como: la falta de atención y comprensión de las explicaciones de sus docentes sobre cualquier tema relacionado con el diseño curricular. La presencia de niños hiperactivos, desmotivados, inclusive frustrados, con problemas de lectura, escritura, cálculo, capacidad de memoria, de asociación, entre muchas otras condiciones.
ejercicios_IntegracionSensorial3Ayres decía que la razón de estas complicaciones podría estar relacionada con algún problema de disfunción sensorial inserto en la desorganización del procesamiento de la información que llega  al cerebro del individuo y que luego se convierte en una manera incorrecta de interpretar los estímulos asociados al tacto, al sistema vestibular (movimiento) y al sistema propioceptivo (músculos y articulaciones). Razones que dificultan los procesos de filtrado y tamizado de los estímulos sensoriales que reciben estos niños, produciendo hiper o hipo sensibilidad a otros estímulos como la sensación del roce de la piel con otros elementos, la existencia de ruidos externos y la captación de olores fuertes que les cuesta tolerar. Elementos que distraen la atención a los estímulos asociados con el aprendizaje escolar.
Debido al hecho de que estas ocurrencias están fuera del control voluntario de los individuos que las padecen, la aplicación de estímulos de recompensa y castigo pudieran ser contraproducentes y complicar la situación de estos niños, quienes comienzan a mostrar efectos como: la falta de estima propia, débil desempeño académico y pobre desarrollo de las habilidades sociales, convirtiéndose a largo plazo y en algunos casos, en personas con baja capacidad de tolerancia, estresadas, frustradas e infelices.

Ejercicios de Integración Sensorial: